La historia

La carta de Lôme: un factor en la guerra hispanoamericana

La carta de Lôme: un factor en la guerra hispanoamericana


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Enrique Dupuy de Lôme fue el ministro español en Washington. La correspondencia privada calificó al presidente McKinley de "un político de baja categoría" y un hombre débil y atendido a la chusma. Muchos estadounidenses probablemente compartían esos puntos de vista, pero se indignaron cuando los expresó un funcionario extranjero. La fiebre de la guerra comenzó a extenderse por todo el país. De Lôme presentó rápidamente su renuncia e informó a las autoridades estadounidenses que la carta representaba sus puntos de vista, no los de su gobierno. su visión del conflicto en Cuba. Ese cambio fue acelerado por la destrucción del Maine Unos días más tarde.


La guerra hispanoamericana de 1898: una visión española

La invasión napoleónica de España y la guerra peninsular que siguió (1808-1814) destruyeron por completo la textura económica, social y política de España. La guerra contra los invasores franceses y la intensidad de las luchas políticas posteriores engendraron una violencia inusual en la política española. Después de la guerra, ni el antiguo orden social ni su cultura sobrevivirían. El inmenso vacío que dejó a sus secuelas, a ambos lados del Atlántico, en España y en Hispanoamérica, inició una agónica búsqueda de una nueva identidad durante todo el siglo XIX, que es la clave de la inestabilidad política del conjunto español. -hablante del mundo hasta hoy. Tras el regreso del rey Fernando VII al trono en 1814, se produjo una amarga lucha civil entre absolutistas y "liberales", término que se originó en España, utilizado por los partidarios de la libertad y la democracia. En Hispanoamérica, los liberales ganaron y 16 nuevas repúblicas obtuvieron su independencia en 1824. Sólo Cuba, Puerto Rico, Filipinas y las cadenas de islas del Pacífico de las Carolinas, las Marianas y las Marshall quedaron del otrora gran imperio español.

Cuba había sido puerta y piedra angular del imperio y, por tanto, estaba más ligada a la madre patria. Además, un gran número de leales españoles huyó de sus países de origen recién independizados para refugiarse en la isla. Sin embargo, la independencia probablemente habría llegado tarde o temprano si Estados Unidos no hubiera preferido la soberanía española por razones políticas y estratégicas. Sin embargo, es posible que este resto del imperio español no se hubiera separado tan completamente de España si los liberales no se hubieran enfrentado en la madre patria a los absolutistas en tres guerras dinásticas prolongadas que llevaron a un período de incertidumbre política y regímenes militares. Al final, la revolución de 1868 en España y la confusión que siguió permitió a los cubanos iniciar la primera guerra de independencia. La disensión fue reprimida tan ferozmente en Cuba como en España, creando sin saberlo héroes y mártires de la independencia cubana. La economía esclavista de las plantaciones de azúcar y tabaco añadió leña al movimiento independentista y, como en el sur de los Estados Unidos, a la resistencia a la abolición que supondría.

Después de que se restableció el orden en España en 1876, la insurrección cubana también llegó a su fin, pero los gobiernos españoles que siguieron no pudieron implementar las reformas que se habían prometido en 1878 y, en particular, una autonomía que era la única alternativa viable a la independencia. . Aunque el reinado constitucional de Alfonso XII (1871-1885) supuso el fin de la confusión política del período anterior y el comienzo de la nueva España, la vida política aún se encontraba bajo una tensión considerable. Los "carlistas" (llamados así por el pretendiente absolutista al trono, Don Carlos) no se habían rendido y se habían aprovechado de la profunda división religiosa y cultural del siglo. Los republicanos también se opusieron a la dinastía liberal. Los militares se habían acostumbrado a censurar la vida política. Los partidos democráticos, liberales y conservadores, aún tenían que desarrollar el apoyo de base. En este entorno incierto, a los gobiernos españoles les resultó difícil hacer concesiones a los cubanos o aceptar la creciente intervención de Estados Unidos.

El estatus de Cuba, a apenas noventa millas de distancia, se estaba volviendo cada vez más importante para los Estados Unidos. Ya durante la primera insurrección de 1868-78, el presidente estadounidense Grant sintió que la independencia cubana y la emancipación de los esclavos en la isla habrían sido el último capítulo de la Guerra Civil estadounidense y la plena implementación de la doctrina Monroe tras la expulsión de los franceses. de Mexico. La opinión pública en los Estados Unidos simpatizó mucho con la independencia cubana y el Congreso aprobó resoluciones conjuntas a su favor. La frágil paz de 1878 obstaculizó el movimiento a favor de la intervención en los asuntos cubanos hasta la segunda insurrección de 1895. En ese año, los crecientes intereses económicos y comerciales de Estados Unidos en la isla y el nuevo clima social y político en los Estados Unidos centraron la atención constante. sobre la situación en Cuba. Ese interés fue avivado considerablemente por importantes grupos cubanos que habían emigrado a Florida y Nueva York, de una manera peculiarmente similar al papel actual de grupos similares.

En 1895 España miró al general Arsenio Martínez Campos para encontrar una solución a la situación cubana. Tenía todas las credenciales correctas: había derrotado a los carlistas de una vez por todas, él y el primer ministro C & aacutenovas del Castillo habían restaurado al rey Alfonso XII en el trono en 1876 instalando un sistema constitucional liderado por civiles que duraría hasta 1931. Cuba en 1878 con su habilidad militar y sensibilidad política. Fue enviado de regreso a Cuba para volver a intentarlo en 1895. Pronto se dio cuenta de que la situación era muy diferente y que la insurrección había aumentado en fuerza y ​​apoyo moral en toda la isla. Se dio cuenta de que estaba más allá de la represión militar y tal vez incluso más allá de una solución política. El Primer Ministro Cáacutenovas también conocía bien a Cuba, ya que había sido Ministro de Asuntos Coloniales en un gobierno anterior. En ese momento había sugerido reformas políticas que nunca se implementaron.

En 1895, sin embargo, C & aacutenovas se opuso a Mart & iacutenez Campos. Estaba convencido de que ni el nuevo régimen democrático ni el tesoro nacional podían permitirse concesiones políticas en Cuba. Permitió que el General dirigiera un nuevo gobierno, creyendo que pronto conocería las limitaciones políticas que enfrentaba. Como había predicho Cíaacutenovas, Martínez Campos pronto descubrió que sus planes no eran políticamente viables. C & aacutenovas volvió al poder y decidió probar la opción militar. Envió a un militar de línea dura, el general Valeriano Weyler, con instrucciones de acabar con la insurrección. C & aacutenovas estaba convencido de que una solución rápida evitaría una intervención de las tropas estadounidenses, mientras que Weyler estaba seguro de que podría lograr el resultado deseado en dos años.

Inmediatamente después de su llegada a Cuba, decretó la 'reconcentración' de la población rural en pueblos fortificados y la destrucción de las tierras de las que los insurrectos obtenían su sustento y apoyo mientras continuaban quemando las plantaciones de azúcar y tabaco para despojar al gobierno de sus recursos. . Así, mientras ambos bandos procedían a destruir sistemáticamente la economía de la isla, los "reconcentrados" sufrían terriblemente de enfermedades y hambre. Aunque el general Weyler se negó a reconocerlo, su política había fracasado. Las hostilidades continuaron con todos los horrores de una guerra civil, la noticia indignó a la opinión pública en los Estados Unidos. Aunque la prensa "amarilla" de Joseph Pulitzer y William Randolph Hearst exageró enormemente la situación al inventar historias que encajaran con su punto de vista y utilizaron las nuevas técnicas periodísticas de ilustraciones, fotografías y entrevistas, la pura verdad ya era bastante mala. La prensa moderada, así como la nueva administración republicana del presidente McKinley, encontraron cada vez más difícil oponerse a la idea de una intervención estadounidense.

La decisión de C & aacutenovas de seguir un curso tan destructivo en Cuba a pesar de su conocimiento personal de la situación fue motivada por la política interna. Las fuerzas armadas lo habrían atacado duramente si hubiera hecho concesiones políticas a los cubanos, y esa crítica habría sido utilizada por los ultras, los carlistas y los republicanos contra el nuevo régimen democrático en España, muy debilitado por la muerte de Alfonso XII. en 1885 deja el trono a un niño póstumo, el futuro Alfonso XIII, al cuidado de la reina regente, María Cristina. Además, el Partido Conservador tenía conexiones importantes con los poderosos grupos de presión comerciales que se habrían opuesto a tales concesiones políticas. Irónicamente, parece que Caacutenovas apenas comenzaba a darse cuenta de la gravedad de la situación en Cuba cuando un anarquista lo asesinó en agosto de 1897, solo cuatro años antes de que el presidente estadounidense McKinley sufriera la misma suerte.

El líder del Partido Liberal, Práacutexedes Mateo Sagasta, sucedió a Cáacutenovas. A los liberales les resultó aún más difícil que a los conservadores hacer concesiones a los cubanos. Como ya eran sospechosos de los elementos conservadores de la sociedad española y de las fuerzas armadas en particular, los liberales tuvieron que demostrar un "patriotismo" que los conservadores daban por sentado. El liberalismo español se encontraba en general en una posición defensiva. Sus ideas habían sido desacreditadas durante el desorden político en España entre 1868 y 1876. El fracaso del federalismo primero, y las insurrecciones "cantonales" después en varias ciudades, inspiraron profundos temores de lo que el liberalismo podría significar para la unidad y fuerza de la nación española. En consecuencia, los liberales con tanto que demostrar tenían mucho menos margen de maniobra en el frente cubano que los conservadores.

La escena política española se complicó aún más por los ultraconservadores, tanto en casa como en Cuba, carlistas y republicanos que buscaban influencia política bajo el disfraz del patriotismo. La prensa española, de una manera tan irresponsable como la prensa & quot; amarilla & quot; en los Estados Unidos, estaba azuzando a los patriotas y anti-EEUU. sentimientos en España. Se hizo creer a la opinión pública que la gente en los Estados Unidos solo sabía cómo hacer dinero, estaba motivada solo por la codicia, era solo un grupo heterogéneo de inmigrantes sin cohesión nacional, que deseaba descaradamente arrebatar las posesiones españolas, y que Estados Unidos armaba Las fuerzas no pudieron derrotar la gloriosa tradición militar de España. La prensa española no informó sobre la fuerza militar comparativa de las dos naciones, que en tantos aspectos favorecía a Estados Unidos, especialmente en lo que respecta a la armada.

Sagasta se vio incapaz de oponerse a la opinión pública o de evitar su dominio por ultraconservadores, absolutistas y republicanos contra las concesiones liberales. Aunque Sagasta llamó al general Weyler en octubre de 1897, permitiendo que los "reconcentrados" regresaran a casa, no fue lo suficientemente fuerte para implementar las políticas benévolas del general Ram & Oacuten Blanco, que sucedió a Weyler, ni pudo apaciguar a los insurrectos, que ya estaban convencidos de que con el apoyo estadounidense. la independencia era solo cuestión de tiempo.

A partir de este momento, Premier Sagasta formuló políticas en respuesta a las presiones estadounidenses. Solo podía iniciar concesiones en Cuba justificándolas en términos del objetivo mayor de evitar una intervención de las fuerzas estadounidenses, que casi todos querían evitar. A medida que aumentaba la presión de los Estados Unidos, Sagasta pudo anunciar la concesión de la autonomía a Cuba en noviembre de 1897. El presidente McKinley informó de este anuncio al Congreso como una forma de retrasar la intervención estadounidense, pero él también estaba indefenso dado que el plan de autonomía era tan limitado, que los insurrectos cubanos lo habían rechazado, y que los ultraconservadores partidarios del general Weyler se manifestaron contra él en La Habana el 12 de enero de 1898.

Tras estas protestas, el U.S.S. Maine fue enviado a Cuba en visita de & quotcortesía & quot. El gobierno español tuvo que aceptar esta amenaza velada y envió al destructor Vizcaya a Nueva York en reciprocidad formal. Mientras tanto, Sagasta también tuvo que aceptar la distribución en Cuba de los $ 50.000 que el presidente McKinley obtuvo del Congreso para ayudar a los ciudadanos estadounidenses afectados por la política del & quotreconcentrado & quot (la mayoría de los cuales eran cubanos nacionalizados). Este fue el primer paso para la intervención de Estados Unidos en los asuntos cubanos.

Poco después de eso, el destino intervino dos veces. El ministro español en Washington escribió una carta que, interceptada por los cubanos y publicada por Hearst's diario el 9 de febrero de 1898, provocó furor en la opinión pública estadounidense. El ministro español, Enrique Dupuy de L'ocircme, no solo calificó con desdén al presidente McKinley, sino que también cuestionó la validez del plan de autonomía. Solo unos días después, el 15 de febrero, el acorazado Maine explotó en el puerto de La Habana. Aunque el gobierno español no fue responsable de la explosión de ninguna manera (probado de manera decisiva por el almirante Rickover en 1975), la opinión pública estadounidense en ese momento naturalmente creía que la explosión había sido causada deliberadamente por los españoles. Cuando esta impresión, ya exagerada y desproporcionada por la prensa, pareció confirmarse con las conclusiones de la comisión de investigación naval, la guerra se hizo inevitable. El gobierno español propuso primero una investigación conjunta de la explosión y, cuando fue rechazada, llevó a cabo la suya. Su conclusión, que había sido una explosión interna, sin embargo, fue irrelevante frente a una tremenda oleada de indignación popular en los Estados Unidos y el grito de batalla de "¡Recuerda el Maine!".

Cuando el presidente McKinley firmó la Resolución Conjunta aprobada por el Congreso el 19 de abril de 1898, exigiendo la retirada española de Cuba, España la entendió como una declaración de guerra. La flota española fue atrapada totalmente desprevenida en Manila y fue destruida por la flota del almirante Dewey en Cavite el 1 de mayo. El almirante Pascual Cervera navegó hacia el Caribe mientras reconocía que su misión era inútil. El gobierno español, sin embargo, sintió que tenía que librar una guerra para protegerse contra una revuelta militar o un golpe carlista que hubiera derrocado la dinastía real y el nuevo sistema constitucional. El general Blanco ordenó a la flota de Cervera zarpar fuera de Santiago de Cuba, en la creencia errónea de que la flota tal vez podría escapar de tener que rendirse a los Estados Unidos sin luchar. Se hundió en solo unas horas el 3 de julio. La batalla terrestre no fue tan espectacular y mucho más difícil. Las batallas de El Caney y San Juan causaron grandes pérdidas y heridos en ambos bandos. Las tropas españolas defendieron poderosamente a Santiago, pero como se les cortó el suministro y los refuerzos, decidieron capitular el 17 de julio con la creencia de que una mayor resistencia sería inútil. En ese momento, todos en España tenían que aceptar la derrota. Los conservadores, naturalmente, se alegraron mucho de que los liberales firmaran el armisticio el 12 de agosto y el Tratado de Paz en París el 10 de diciembre, por el cual España tuvo que aceptar todas y cada una de las demandas de los Estados Unidos. Incluso la solicitud española de una nueva e imparcial investigación del U.S.S. De Maine se negó la destrucción.

La guerra había transformado por completo a Estados Unidos, que se convirtió en una potencia mundial reconocida con intereses extendidos en el Pacífico y más tarde en Europa en el siglo XX. Pero también transformó España. Es cierto que el movimiento de regeneración nacional conocido como la 'Generación de 1898' había comenzado mucho antes de esa fecha, durante el período de paz y la monarquía constitucional de 1876 pero también es cierto que el 'desastre' -como se conoció en España- - actuó como catalizador definitivo de ese movimiento de regeneración en la política, la sociedad y las artes y las ciencias de España. La guerra liberó a España de las cadenas de la ideología imperial y le permitió mirar hacia el futuro por primera vez y considerar, por méritos propios, la comprensión de su ser histórico y su desarrollo en el mundo moderno. En este sentido, entonces, la guerra de 1898 liberó también a España.


Blog de historia de EE. UU. De Daniel Zeoli

1. ¿Qué conexiones tenía Estados Unidos con Cuba a fines del siglo XIX? Enumere al menos dos.

A fines del siglo XIX, Estados Unidos apoyó a Cuba en su rebelión con España y tenía muchos intereses comerciales en Cuba.
2. ¿Cuáles fueron los & # 8220 campamentos de concentración & # 8221 españoles?
Los "campos de reconcentración" españoles eran lugares donde los españoles ponían a los ciudadanos cubanos para evitar interacciones con los rebeldes. Estos capmps tenían malas condiciones como enfermedades y falta de comida.

3. Enumere tres razones por las que Estados Unidos entró en guerra con España en Cuba.
la carta de de lome

C. El hundimiento del USS maine

4. ¿Cuál cree que fue la razón más importante? ¿Por qué?
La más importante de estas razones fueron los intereses de Estados Unidos en Cuba. Esta es la razón más importante porque es la única que no fue producto de Yellow Journalism. El Maine no fue hundido por los españoles, y el escritor de la carta de De Lome fue castigado, por lo que esas cosas no fueron factores muy reales por los que ir a la guerra. Por lo tanto, solo los intereses de Estados Unidos en Cuba eran una razón remotamente válida para la guerra.

5. ¿Qué decía la Enmienda del Cajero?
La Enmienda Teller decía que Estados Unidos no quería afirmar soberanía, jurisdicción o control sobre Cuba.

6. ¿Por qué se libró una parte de la guerra hispanoamericana en Filipinas?
Una parte de la guerra hispanoamericana se desarrolló en Filipinas porque el control español sobre ellos estaba fallando y Estados Unidos tomó como una oportunidad para tomar el control de Filipinas.

7. La victoria de Dewey & # 8217 en ____________________________ provocó una oleada de _________________ en los Estados Unidos.

La victoria de Dewey en las 'Filipinas' provocó una oleada de 'orgullo' en los EE. UU.

8. ¿Por qué Teddy Roosevelt y los Rough Riders querían pelear en Cuba?
Teddy Roosevelt y los Rough Riders querían pelear en Cuba para hacerse famosos.

9. a. ¿Por qué muchos afroamericanos estaban ansiosos por servir en la guerra hispanoamericana?
Muchos afroamericanos estaban ansiosos por servir en la guerra hispanoamericana porque querían eliminar el estatus de los afroamericanos en los EE. UU.

B. ¿Qué formas de discriminación y prejuicio encontraron?
A los americanos africanos no se les permitió tener cinco oficiales y no fueron tratados tan bien como los soldados blancos en Cuba por aquellos en Cuba y en América.

10. ¿Cómo influyó el racismo en las percepciones estadounidenses de Cuba, Puerto Rico y Filipinas? Dé dos ejemplos de eventos en los que el racismo afectó la política estadounidense después de la guerra.

Los cubanos necesitaban guía y serían ocupados por los soldados estadounidenses.

B. Los filipinos eran incapaces de mantener un gobierno porque eran inferiores, por lo que Estados Unidos tomó Filipinas como colonia.


La carta de Lôme: un factor en la guerra hispanoamericana - Historia

Causa # 1: Simpatía por los rebeldes cubanos

José Martí fue el fundador de Cuba Libre (Cuba libre) que era una organización que

había luchado contra la ocupación española desde la década de 1860

La táctica favorita de Cuba Libre era quemar grandes plantaciones de propiedad española, especialmente

plantaciones de azúcar, con el fin de perjudicar económicamente a los españoles, y convencerlos de que

su ocupación colonial de Cuba no podía ser rentable

Marti fue asesinado en batalla por los españoles en 1895, y Cuba Libre fue entonces dirigida por

General Máximo Gómez (los guiaría a través de la Guerra Hispanoamericana)

El comandante general español Valeriano Weyler intentó privar al cubano

rebeldes de alimento, refugio y reclutas colocando a la población rural de Cuba en

campos de detención, en los que murieron decenas de miles de campesinos civiles cubanos

enfermedad, desnutrición y hambre

Los estadounidenses estaban indignados por los informes de los periódicos sobre estas atrocidades inhumanas.

Para 1987, las empresas estadounidenses tenían $ 50 millones de dólares invertidos en la industria de la caña de azúcar de Cuba, y millones de otros dólares invertidos en otras empresas cubanas, incluidos los ferrocarriles y la minería.

El volumen de comercio entre los Estados Unidos y Cuba, que en 1889 ascendía a unos 64 millones de dólares, aumentó en 1893 a unos 103 millones de dólares.

Definidas como historias sensacionalistas que tienden a ser exageradas o parcialmente fabricadas.

El sensacionalismo se define como una historia que apela a la emoción humana, su propósito principal es obtener una respuesta emocional, en lugar de simplemente informar al lector.

Los dos principales periódicos "amarillos" de la época eran el New York World de Joseph Pulitzer y el New York Journal de William Randolph Hurst.

Vea el video sobre periodismo amarillo: http://multimedia.mtlsd.org/Play.asp?964295179479564!4

¿Dónde se filmó realmente el noticiero de Edison sobre la ejecución de un rebelde español?

Al estallar la guerra, ¿qué tan grande había crecido el ejército de Cuba Libre bajo el liderazgo del general Gómez?

¿Qué quemaron el general Gómez y sus soldados? ¿Por qué hicieron esto?

¿Qué observó el periodista Richard Harding Davis el 19 de enero en Santa Clara Cuba? ¿Cómo describió los hechos?

Causa # 4: La carta de De Lome:

Enrique De Lome fue embajador de España en Estados Unidos

Los rebeldes cubanos obtuvieron copia de la siguiente carta y se la entregaron al New York Journal, que la publicó con el titular: “El peor insulto a Estados Unidos en su historia”.

“Además de la natural e inevitable tosquedad con la que repite todo lo que la prensa y la opinión pública de España ha dicho de Weyler (general español), demuestra una vez más lo que es McKinley: débil y atento a la chusma, y, además, un bajo político, que desea dejarme una puerta abierta y estar bien con los jingos de su partido ”.

Causa # 5: USS Maine explota

El USS Maine fue un acorazado estadounidense enviado a La Habana para proteger los intereses económicos estadounidenses y los ciudadanos estadounidenses a raíz de la creciente violencia entre los rebeldes cubanos y España.

El Maine explotó en el puerto de La Habana el 15 de febrero de 1898.

Un mes después, una junta de investigación naval concluyó que el Maine explotó como resultado de una mina española.

Ahora se sabe que la explosión realmente se debió a un accidente con la caldera del barco.

Causa # 6: Las afirmaciones altruistas (moralistas) de promover la independencia cubana

(Las siguientes resoluciones fueron aprobadas sin oposición por ambas cámaras del Congreso el 20 de abril de 1898, en respuesta a que el presidente McKinley solicitó al Congreso que autorizara el uso de la fuerza para poner fin a los combates en Cuba entre España y los rebeldes cubanos. La cuarta resolución es la uno conocido como La Enmienda Teller, y lleva el nombre de su autor, Henry M. Teller, Senador de Colorado)

Mientras que las abominables condiciones que han existido durante más de tres años en la Isla de Cuba, tan cerca de nuestras propias fronteras, han conmocionado el sentido moral del pueblo de los Estados Unidos, han sido una vergüenza para la civilización cristiana, culminando, como lo han hecho. , en la destrucción de un acorazado de los Estados Unidos, con doscientos sesenta y seis de sus oficiales y tripulantes, en visita amistosa en el puerto de La Habana, y no puede ser soportado más, como ha señalado el Presidente de la República. Estados Unidos en su mensaje al Congreso del 11 de abril de mil ochocientos noventa y ocho, sobre el cual se invitó a la acción del Congreso: Por tanto,

Resuelto, primero. Que el pueblo de la Isla de Cuba es, de derecho debe ser, libre e independiente.

Segundo. Que es deber de los Estados Unidos exigir, y el Gobierno de los Estados Unidos lo exige por su parte, que el Gobierno de España renuncie inmediatamente a su autoridad y gobierno en la Isla de Cuba y retire sus fuerzas terrestres y navales de Cuba y Aguas cubanas.

Tercera. Que el Presidente de los Estados Unidos sea, y por la presente lo está, dirigido y autorizado para utilizar todas las fuerzas terrestres y navales de los Estados Unidos, y para llamar al servicio real de los Estados Unidos a la milicia de los diversos Estados, para tales medida que sea necesaria para llevar a cabo estas revoluciones.

Cuatro. Que los Estados Unidos por la presente renuncia a cualquier disposición o intención de ejercer soberanía, jurisdicción o control sobre dicha Isla excepto para la pacificación de la misma, y ​​afirma su determinación, cuando eso se cumpla, de dejar el gobierno y control de la Isla a su gente. (Esta parte de la resolución es la Enmienda del cajero)

El presidente McKinley se había resistido durante más de un año para declarar la guerra a España, ya que era el último presidente estadounidense en haber sido un veterano de la Guerra Civil, y odiaba la guerra, y era muy consciente de la carnicería que causaba.

Después de la explosión de Maine, España acordó poner fin a la detención de civiles cubanos, así como hacer otras concesiones, pero no fue suficiente para detener el impulso de la guerra que se estaba gestando dentro de los Estados Unidos.

El 11 de abril de 1898, el presidente McKinley solicitó al Congreso la autoridad para usar la fuerza contra España para poner fin a los combates en Cuba, "... en nombre de la humanidad, en nombre de la civilización y en nombre de los intereses estadounidenses en peligro".

La Marina de los Estados Unidos bloqueó los puertos cubanos y España declaró la guerra a los Estados Unidos, y el Congreso de los Estados Unidos luego declaró la guerra a España.

Acontecimientos de la guerra en Cuba

200.000 hombres alistados en el ejército de los EE. UU.

Junio ​​de 1898: los infantes de marina de los Estados Unidos capturan la bahía de Guantánamo

La etapa final de la guerra tendrá lugar en la batalla por la ciudad de Santiago, bajo el liderazgo del General del Ejército de los Estados Unidos William Shafter.

La batalla por las tierras altas alrededor de Santiago es un desafío para los estadounidenses, que luchan contra las enfermedades, el equipo y las armas deficientes, la comida en mal estado y enfrentan el calor del trópico con sus uniformes de lana.

1 de julio de 1898: El punto de inflexión en la batalla por Santiago llegó cuando los estadounidenses, liderados por el regimiento voluntario de "Rough Riders" de Teddy Roosevelt y por los afroamericanos 9 y 10 de caballería, ganaron las batallas de San Juan Hill. y Kettle Hill, asegurando así el terreno elevado y colocando al ejército estadounidense en una ventaja estratégica abrumadora para ganar la guerra.

3 de julio de 1898: la armada española se arriesgó desesperadamente a intentar romper el bloqueo de Santiago, pero fue definitivamente hundida por la Marina de los EE. UU.

17 de julio de 1898: Sin esperanza de escape, el asediado Ejército español se rindió en Cuba.

Eventos de la guerra en Filipinas:

1 de mayo de 1898: la Armada de los Estados Unidos bajo el mando del almirante George Dewy derrotó a la flota española en la batalla de la bahía de Manila, que no sufrió bajas estadounidenses.

Para el 4 de julio de 1898: la Armada española restante en Filipinas está completamente destruida.

El ejército español estaba siendo derrotado por un ejército rebelde filipino, al mando del general Emilio Aguinaldo.

Agosto de 1898: el ejército de los Estados Unidos desembarca 15.000 soldados en Filipinas y el ejército español se rinde a los estadounidenses.

Vea el video sobre el final de la guerra en Filipinas y responda las siguientes preguntas: http://multimedia.mtlsd.org/Play.asp?964495199222248!4

¿Por qué es ingenuo creer que las dos únicas opciones en la primavera y el verano de 1898 fueron el imperialismo estadounidense en Filipinas o la democracia filipina?

¿Qué isla española aislada fue "capturada" por una fuerza naval estadounidense en su camino a Filipinas?

¿Qué papel jugarían los soldados filipinos del general Aguinaldo en la invasión terrestre de Filipinas por parte de Estados Unidos? ¿Por qué Estados Unidos eligió esta estrategia?

¿Por qué el presidente McKinley decidió apoyar la anexión de las islas hawaianas?

Vea el video sobre el fin de la guerra en Cuba y sobre la conclusión del imperialismo estadounidense y responda las siguientes preguntas: http://multimedia.mtlsd.org/Play.asp?964395189350906!4

¿Cómo fueron desairados los rebeldes cubanos durante la rendición española en Cuba?

¿Cuál fue la actitud del general Shafter hacia las tropas cubanas?

¿Cómo justificaron los estadounidenses no permitirles a los cubanos y filipinos su independencia después de la guerra hispanoamericana?

¿Qué va a pasar en Filipinas inmediatamente después de la guerra?

El secretario de Estado John Hay calificó la guerra hispanoamericana como una "pequeña guerra espléndida"

3.000 estadounidenses mueren durante la guerra, pero solo 380 mueren como resultado del combate (la mayoría de las muertes provienen de enfermedades tropicales (malaria y fiebre amarilla)

España cedió el control de Cuba, Puerto Rico y Guam a los Estados Unidos

España vendió Filipinas a Estados Unidos por 20 millones de dólares

Debate en Estados Unidos sobre el Tratado:

Si bien el presidente McKinley era un partidario externo del Tratado de París, hubo algunos en Estados Unidos que no estaban de acuerdo con la práctica del imperialismo.

En 1899, se formó la Liga Antiimperialista Estadounidense (ganó 500.000 miembros) que incluía a muchos estadounidenses famosos como Andrew Carnegie y Mark Twain.

La liga condenó al imperialismo como un crimen y lo atacó como "abierta deslealtad a los principios distintivos de nuestro gobierno".

El Tratado de París fue ratificado en el Senado por un voto en febrero de 1899, y McKinley ganó la reelección fácilmente en 1900.


Blog de Brianne Garner History II

1. Propietarios de empresas estadounidenses: Ayudaron a provocar el estallido de la Guerra Hispanoamericana porque Estados Unidos quería comprar Cuba, pero los dueños de los negocios dijeron que preferirían ver a Cuba hundida en el océano.

2. José Martí: José Martí ayudó a provocar el estallido de la Guerra Hispanoamericana al organizar una resistencia cubana contra España.

3. Valeriano Weyler: Ayudó a provocar el estallido de la Guerra Hispanoamericana porque cuando España envió a Weyler a Cuba para restaurar el orden, él trató de aplastar la rebelión conduciendo a toda la población rural del centro y oeste de Cuba a campos de concentración de alambre de púas.

4. Periodismo amarillo: El periodismo amarillo ayudó a provocar el estallido de la guerra hispanoamericana porque exageró las noticias para hacer que los lectores quisieran leerlas. Estas historias profundizaron la simpatía estadounidense por los rebeldes.

5. Carta de De Lôme: Ayudó criticando al presidente McKinley. Esto avergonzó al gobierno español y se disculpó y el ministro dimitió. Pero los estadounidenses todavía estaban enojados por el insulto a su presidente.

6. U.S.S. Maine: Esto ayudó a provocar el estallido de la Guerra Hispanoamericana porque el presidente McKinley ordenó al U.S.S. Maine a Cuba para traer a casa a ciudadanos estadounidenses en peligro por los combates y para proteger la propiedad estadounidense, el barco estalló en el puerto de La Habana. American newspapers said that the Spanish had blown the ship up and they offered a reward of $50,000 for the capture of the Spaniards who had committed the outrage.

Effects: What happened to each of the following territories as a result of the Spanish-American War?

7. Cuba: Cuba was freed from Spain.

8. Puerto Rico: Puerto Rico became part of the United States.

9. Guam: Guam became part of the United States empire.

10. Philippine Islands: The Philippine Islands was sold over to the U.S and became part of the United States empire.


What was the headline in the New York Journal covering the De Lome Letter?

Esta carta, written by the Spanish Ambassador to the United States, Enrique Dupuy de Lôme, criticized American President William McKinley by calling him weak and concerned only with gaining the favor of the crowd.

One may also ask, how big of an award did William Randolph Hearst offer for the capture of the perpetrator of the USS Maine explosion? a $50,000

Beside above, what two things did the De Lome letter indicate?

los De Lôme letter, a note written by Señor Don Enrique Dupuy de Lôme, the Spanish Ambassador to the United States, to Don José Canalejas, the Foreign Minister of Spain, reveals de Lôme's opinion about the Spanish involvement in Cuba and US President McKinley's diplomacy.

What was the De Lome Letter quizlet?

In February 1898, the New York Journal published a private carta written by Enrique Dupuy De Lome, the Spanish minister to the United States. -Los carta criticized President McKinley, calling him "weak" and "a bidder for the admiration of the crowd." -Americans were angry over the insult to their president.


The de Lôme Letter: A Factor in the Spanish-American War - History

The United States was looking to expand in 20th century. They set their eyes on the South Pacific and some islands in the Pacific Ocean. The United States was always looking to expand into other places besides the mainland for economic and territorial reasons.

The United States wanted Cuba for a very long time. They wanted it because it is in the center of the Gulf of Mexico and can be very useful in gaining control of this gulf. The gulf would also make it easy to ship goods and other exports to many different countries. Cuba also had many other factors in why the United States would want it. Cuba would be an economic power house.

Cuba would be a very good island to take economically. It is filled with sugar plantations and tobacco farms. These farms produce a lot of product and can make a lot of money. This would help out the United States economically. This is why they wanted Cuba so badly.

Cuba was currently owned by the Spanish and the United States wanted to buy the island off of them. When the United States asked the Spanish, the Spanish Ambassador replied in a letter called De Lôme. In the letter he said that he would rather see Cuba sunk in the ocean.[1] In this letter the ambassador also criticized the president. This was a definite no and a slap in the face to the president.

Cuban citizens were currently under control by the Spanish in 1854. Some Americans wanted them to be free and others didn’t. The ones that didn’t were business men. They didn’t want them free because they had a lot of money invested in sugar plantations on the island and it would mess with their cheap labor. These business men had invested millions and did not want to lose their money.

Cubans were soon tired of being ruled and mistreated. A Spanish general named Valeriano Weyler went to Cuba to stop an up rise by the Cuban rebels. This general rounded up Cubans and put them into concentration camps where many ended up dying. This was a lot like the holocaust and this made Americans feel sympathetic for the Cuban people.

On April 30 th the United States attacked the Spanish in the Philippines. In August 1898 the US and Pilipino rebels made Spanish troops surrender in Manila.[3] Later Americans set up a blockade of ships around all of Cuba. Spanish ships tried to escape Cuba and were sunk. The US invaded Puerto Rico on July 25 th , 1898.[2] They captured the island very easily because there were not that many Spanish troops on Puerto Rico. US troops captured the island by the middle of August.

The United States and Spain signed a treaty called the Treaty of Paris on August 12 th , 1898.[3] After the war Spain gave the islands of Guam and Puerto Rico to the United States. They also sold the Philippines to the United States for $20 million dollars.[4]


Document for February 9th: De L me Letter

Page from New York Journal containing the "Facsimile of Letter Written by the Spanish Minister," February 9, 1898 Notes from the Spanish Legation in the U. S to the Department of State, 1790-1906 Record Group 59 National Archives.

This letter, written by the Spanish Ambassador to the United States, Enrique Dupuy de Lôme, criticized American President William McKinley by calling him weak and concerned only with gaining the favor of the crowd. Publication of the letter helped generate public support for a war with Spain over the issue of independence for the Spanish colony of Cuba.
Read more at Our Documents.
Comparta, comente y sugiera nuevos documentos en el Blog de Tumblr de Today's Document

Documento de ayer: February 8th
Ley Dawes

Documento de mañana: February 10th
Salvaging the USS Utah

Los archivos PDF requieren Adobe Reader gratuito.
Más información sobre los archivos PDF de Adobe Acrobat está disponible en nuestra página de Accesibilidad.

Today's Document June 28th: Molly Pitcher at the Battle of Monmouth


Tratado de París

The Treaty of Paris ending the Spanish-American War was signed on December 10, 1898. In it, Spain renounced all claim to Cuba, ceded Guam and Puerto Rico to the United States and transferred sovereignty over the Philippines to the United States for $20 million.

Philippine insurgents who had fought against Spanish rule soon turned their guns against their new occupiers. The Philippine-American War began in February of 1899 and lasted until 1902. Ten times more U.S. troops died suppressing revolts in the Philippines than in defeating Spain.


The Spanish-American War and Imperialism

Q5-How did the Spanish-American War turn into a war of imperial expansion?

The Spanish-American War originally started off as The United States protecting Cuba from its Spanish rulers essentially, but quickly evolved into colonial expansion. The war became a war of imperial expansion in the late 1800’s due to America’s new “outward” focuses on global markets and growing concerns of economic competition/expansion from other world powers. America, once a colony itself was now looking to expand its influence into other parts of the globe as its European cousins had been doing for quite some time.

Before, during, and after the war Americans had growing concerns about the Pacific and East Asia. These foreign markets possessed vast amounts of natural resources and fertile lands for the taking many expansionists had differing reasons for imperialistic expansion. Some argued religious purposes, some the spread of the White-Anglo-Saxon race, (White Mans Burden) while others stressed economic and military reasons to expand abroad.

Captain Alfred Thayer Mahan, a naval strategist, believed in a strong navy and that America should turn its focus outward and expand its influences into the world. Mahan also urged the acquisition of Pacific islands for military and naval superiority. Islands such as Puerto Rico, Hawaii, The Philippines, and Guam soon became targets of America’s imperialistic aim. These islands could be used strategically to protect merchant fleets in route from Asia and also for military and economic purposes, for example the natural harbor found in Hawaii’s Pearl Harbor served as a great naval base and served as a stepping-stone to Asia, while the fertile volcanic soils were perfect for sugar plantations.

Expansionists also sought to protect their trade rights and foreign policies such as The Open Door Policy, which gave free trade rights in East Asian markets. China was in turmoil at the time and other world powers.


The de Lôme Letter: A Factor in the Spanish-American War - History

The following letter is the controversial De Lome letter. The Spanish diplomat's letter was critical of U.S. President McKinley and the prospects for peace . It was leaked to the U.S. press, forcing the recall of the highly capable minister.

The Letter:

LEGATION DE ESPANA, WASHINGTON

Eximo Senor DON JOSE CANALEJAS:

My Distinguished and Dear Friend: - You need not apologize for not having written to me I also ought to have written to you, but have not done so on account of being weighed down with work and nous sommes quites.

The situation here continues unchanged. Everything depends on the political and military success in Cuba. The prologue of this second method of warfare will end the day that the Colonial Cabinet shall be appointed , and it relieves us in the eyes of this country of a part of the responsibility for what happens there, and they must cast the responsibility upon the Cubans, whom they believe to be so immaculate.

Until then we will not be able to see clearly, and I consider it to be a loss of time and an advance by the wrong road - the sending of emissaries to the rebel field, the negotiations with the Autonomists not yet declared to be legally constituted, and the discovery of the intentions and purpose of this government. The exiles will return oneby one, and when they return, will come walking into the sheepfold, and the chiefs will gradually return. Neither of these had the courage to leave en masse, and they will not have the couragethus to return.

The message has undeceived the insurgents who expected something else, and has paralyzed the action of Congress, but I consider it bad.

Besides the natural and inevitable coarseness with which he repeats all that the press and public opinion of Spain has said of Weyler, it shows once more what McKinley is: weak and catering to the rabble, and, besides, a low politician, who desires to leave a door open to me and to stand well with the jingoes of his party.

Nevertheless, as a matter of fact, it will only depend on ourselves whether he proves bad and adverse to us. I agree entirely with you without a military success nothing will be accomplished there, and without military and political success, there is here always danger that the insurgents will be encouraged, if not by the government, at least bypart of the public opinion.

I do not believe you pay enough attention to the role of England. Nearly all that newspaper canaille which swarms in your hotel are English, and at the same time are correspondents of the Journal, they are also correspondents of the best newspapers and reviews of England. Thus it has been since the beginning. To my mind the only object of England is that the Americans should occupy themselves with us and leave her in peace,and if there is a war, so much the better that would further remove what is threatening her - although that will never happen.

It would be most important that you should agitate the question of commercial relations, even though it would be only for effect, and that you should send here a man of importance in order that I might use him to make a propaganda among the senators and others in opposition to the Junta and win over exiles.

There goes Amblard. I believe he comes deeply taken up with little political matters, and there must be something very great or we shall lose.

Adela returns your salutations, and we wish you in the new year to be a messenger of peace and take this New Year's present to poor Spain.


Ver el vídeo: Cristo vuelve y revela su verdad Carta 1 (Mayo 2022).