La historia

Don Antonio de Portugal



Don Antonio de Portugal - Historia





Volumen 18, número 2, diciembre de 2020

Moreno Laborda Pacheco
La Santidade de Jaguaripe, revisitada: ¿catolicismo tupí o canibalismo?
[ ¡PRÓXIMAMENTE, EN BREVE, PRONTO! ]

Hugo Martins
La mujer y la disciplina comunitaria en la nación portuguesa de Hamburgo durante el siglo XVII
[ ¡PRÓXIMAMENTE, EN BREVE, PRONTO! ]

Joaquim Manuel Rodrigues dos Santos y Maria João Baptista Neto
Fernando II de Portugal y su Palacio Real Almenado de Pena (Sintra): entre la construcción de castillos renacentistas neomedievales y el inicio del debate sobre el estilo arquitectónico nacional en Portugal
[ ¡PRÓXIMAMENTE, EN BREVE, PRONTO! ]

Sara Aluquerque, Sílvia Figueirôa y David Felismino
La biblioteca olvidada del botánico Friedrich Welwitsch (1806-1872)
[ ¡PRÓXIMAMENTE, EN BREVE, PRONTO! ]


:: INSTITUCIONES E INVESTIGACIÓN

Un homenaje a Luís Adão da Fonseca

Los Editores: José Luís Cardoso Onésimo T. Almeida Mafalda Soares da Cunha António Costa Pinto Iris Kantor Miguel Bandeira Jerónimo
Luís Adão da Fonseca, editor en jefe del e-Journal of Portuguese History
[ ¡PRÓXIMAMENTE, EN BREVE, PRONTO! ]

Vicente Ángel Álvarez Palenzuela
Luis Adão da Fonseca: Historia política peninsular
[ ¡PRÓXIMAMENTE, EN BREVE, PRONTO! ]

Paula Pinto Costa
Luís Adão da Fonseca: Las órdenes militares en Portugal: de pionero a investigador de renombre [¡PRÓXIMAMENTE! ]

João Paulo Oliveira e Costa
Luís Adão da Fonseca: la historia de la expansión portuguesa
[ ¡PRÓXIMAMENTE, EN BREVE, PRONTO! ]

José Augusto de Sottomayor Pizarro
Luís Adão da Fonseca: un maestro académico [¡PRÓXIMAMENTE! ]

María Cristina Pimenta
Luís Adão da Fonseca: del CNCDP al Instituto Camões
[ ¡PRÓXIMAMENTE, EN BREVE, PRONTO! ]


:: RESEÑAS DE LIBROS

Ana Cristina Araújo
Delaforce, Angela. La Biblioteca Perdida del Rey de Portugal. Londres: Paul Holberton Publishing, 2019, ISBN 9781912168156, 330 págs.
[ ¡PRÓXIMAMENTE, EN BREVE, PRONTO! ]

Tom Gallagher
Martins, Fernando. Pedro Theotónio Pereira, o Outro Delfim de Salazar. Lisboa: Dom Quijote, 2020, ISBN 978-972-20-7029-4, 1197 págs.
[ ¡PRÓXIMAMENTE, EN BREVE, PRONTO! ]

Ana Mónica Fonseca
Voces de la Revolución. Revisando la revolución portuguesa del 25 de abril de 1974. Entrevistas y reflexiones. Ed. Paul Manuel. Peterborough: Baywolf Press, 2019, ISBN: 978-0921437604, 381 págs.
[ ¡PRÓXIMAMENTE, EN BREVE, PRONTO! ]


Don Antonio Zepeda: una historia de cuatro generaciones

Margaret Louise Reyes Primera Comunión (ca 1917)

Mi madre, Margaret Louise Reyes, (mostrada arriba) es descendiente de la familia Zepeda de México. Hasta que me mudé a Tucson en 1973, no sabía que gran parte de la historia de mi familia tenía lugar aquí y en las áreas circundantes. La siguiente es una breve historia que cubre cuatro generaciones de nuestra familia junto con algunas de mis preciadas fotografías familiares.

Mi tatarabuelo Don Antonio Zepeda estaba casado con Doña Josefa Montano y vivía en Santa Maria Village, Magdelana, Sonora, México. Tras su muerte en 1872, sus hijos se fueron al norte al nuevo presidio llamado Tucson. Allí se establecieron mi bisabuelo Antonio [17K] y sus tres hermanos, José, Jesús y Delores. Antonio se unió al ejército y estuvo destinado en el cercano Fuerte Huachuca, al sur de Tucson.

Mi bisabuela, Kathleen Manning de Chicago, estaba planeando su debut con un viaje al oeste. En su agenda había una parada en el Fuerte Huachuca, donde cada año se realizaba un gran baile en la base militar. Vio a Antonio, que pensó que era muy elegante, y se enamoraron. Él era mexicano, ella era irlandesa y fueron en contra de los deseos de sus familias y se casaron después de un breve romance.

Después de la boda, Antonio se mudó con su familia a Tombstone y tuvieron tres hijos.

La primera fue una hija, Francisca [21K] nacida en 1886

La primera fue una hija, Francisca [21K] nacida en 1886, luego mi abuela Josie (Josefina) en 1892 y más tarde nació su hermano Edward, pero no sé la fecha. Antonio era cantinero y creo que era todo un mujeriego. Esto causó fricciones en el matrimonio, por lo que se mudaron a Tucson, donde compró un lote en la esquina de 5th y Stone y abrió una tienda de comestibles que llamaron Zepeda's. La familia vivía en la casa en la parte trasera de la tienda.

Mi abuela Josie y su hermana Francisca solían contar historias sobre cómo las obligaban a orar mucho y ella le decía a mi mamá que cuando eran niños jugando afuera, su madre las hacía entrar y orar en un altar en el cuarto de atrás. Se suponía que esto los salvaría del pecado. También recordó que los espejos se cubrían durante las tormentas eléctricas para que el mal no pudiera entrar a través de ellos.

En 1894, hubo una grave epidemia de tuberculosis y Edward murió. Francisca también contrajo tuberculosis y murió dejando solo a Josefina. En 1898 Kathleen solicitó el divorcio porque su esposo estaba involucrado con otra mujer. Luego dejó a Josie en Tucson con Antonio mientras regresaba a Chicago.

La casa que habían comprado en McCormick Street y Gay Alley fue otorgada a Kathleen como parte del acuerdo de divorcio [18K] y se le ordenó a Antonio que le pagara $ 30 mensuales por manutención infantil. En este punto, también recuperó su apellido de soltera, Kate Manning.

Antonio puso a Josie en un convento en la antigua Catedral (San Agustín) en Tucson pero cuando tenía 16 años fue vista por mi futuro abuelo, William Sepúlveda Reyes. Vio a esta hermosa joven de grandes ojos negros y la persiguió sin fin. Incluso se escaparía del convento para encontrarse con él. Cuando ella todavía tenía 16 años y el abuelo 19, se fugaron a San Diego, California. Trabajaba como ingeniero en el ferrocarril del Pacífico Sur en ese momento y podía viajar gratis por todo Estados Unidos. En su luna de miel visitaron Chicago para ver a la madre de Josie.

Mi madre, Margaret Louise Reyes, nació en Los Ángeles en 1910 y luego se mudaron a Tucson para ayudar con la tienda. Cuatro años después nació mi tío Edward. Algunos de los primeros recuerdos de mi madre incluyen a las familias Ronstadt y Jacome de Tucson y que ella estaba en la primera clase en la escuela primaria Roosevelt. Todos los domingos, después de la misa, la familia recogía el coche y pasaba el día juntos. Primero iban al cementerio a poner flores en las tumbas, luego a un picnic y luego regresaban a casa tarde en la noche. Mi madre recuerda haber visto tiras de cecina colgando en la tienda de comestibles. Todavía tengo fotos de la fiesta de cumpleaños tomadas con sus amigos de la familia, los Sotelos. Las tías de mamá vivían en un dúplex en la quinta frente a ellas y los Carrillo, otra familia local, vivían en la parte de atrás.

Mi abuela mantuvo la rutina de esconder a mi mamá en el armario cuando la Llorona venía de visita. Aquí está la versión de mi mamá de la historia de La Llorona que solía contar a mis propios hijos, Rudy, Suzette, Annette y Christy. Amaban a su Nana y les encantaba escuchar las historias que les contaba sobre cómo solía ser Tucson en los viejos tiempos.

Cuando era un poco mayor, mi mamá solía ir al club de campo local y ella y Johnny Molina, su primo, bailaban una alfombra mezquina. (¡Tampoco sé lo que significa!) En ese momento, cuando bajaras por Stone Avenue en Tucson, estarías en el centro de la ciudad. Recuerda que cuando solía llover todo se inundaba y había que quedarse en casa. Al otro lado de una pared cerca del centro, recordó que estaba el barrio rojo, pero cuando era joven le dijeron que nunca fuera allí.

Finalmente, Antonio vendió la tienda y se fue a vivir con el abuelo y la abuela en el este de Los Ángeles, donde construyeron una casa en la calle Ezra. Murió el 3 de noviembre de 1927 y está enterrado en el cementerio Calvary en Whittier Boulevard en el este de Los Ángeles.

Mi madre, Margaret Louise Reyes (mostrada arriba) es una descendiente de la familia Zepeda de México. Hasta que me mudé a Tucson en 1973, ni siquiera sabía que mucha de la historia de mi familia tuvo lugar a quí y en las afueras. La siguiente es una breve historia de cuatro generaciones de nuestra familia y unas fotos muy queridas de la familia.

Mi tátaroabuelo Don Antonio Zepeda se casó con Doña Josefa Montano y vivía en Santa María, Magdalena, Sonora, México. Después de su muerte en 1872, sus hijos se fueron para el norte a Tucson. Mi bisabu elo y sus tres hermanos, José, Jesús y Dolores se establecieron allí. Antonio se inscribió en el ejéricito e hizo su servicio cerca de la fortaleza Huachuca, al sur de Tucson.

Mientras tanto, Kathleen Manning de Chicago planeaba un viaje al oeste para celebrar su estatus como debutante . En su agenda, ella pensaba hacer una parada en la fortaleza Huachuca, donde siempre había un gran baile cada año. Cua ndo ella vio a Antonio, pensó que él era muy guapo y ellos se enamoraron. Él era mexicano y ella irlandesa, así que fue contra los deseos de sus familias, pero ellos se casaron pronto después.

Después de la boda, Antonio estableció su famlia en Tombstone y ellos tuvieron tres hijos. La primera fue una hija, Francisca, que nació en 1886, después mi abuela Josefina en 1892 y luego Eduardo, su hermano, nació. Mientras vivían en Tombstone, Antonio era camarero en un bar y creo que fue un mujeriego. Unos años después, ellos se mudaron a Tucson y él compró tierra en la esquina de 5th y Stone y abrió una tienda que come stibles que se llamaba "Zepeda's". La familia vivía en una casa detrás de la tienda y dos de las tías de la famila vivían enfrente.

Mi abuela Josie y su hermana Francisca siempre contaban la historia de cómo eran forzadas de rezar todo el tiempo y que cuando ellas jugaban afuera con otros niños, su madre les hacía regresar a casa para rezar en un altar en el cu arto de atrás. Supuestamente, eso las salvaría de pecados. Ella también recordaba que los espejos estaban cubiertos durante tormentas de relámpagos para que la maldad no pudiera entrar a la casa.

En 1894, hubo un epidemia de tuberculsis y Eduardo se murió. Francisca se enfermó con tuberculosis después, dejando a Josefina como una hija única. Las presiones de haber perdido a dos hijos probablemente le conduje ron a Kathleen a pedir un divorcio y en 1898, ella la dejó a Josie en Tucson con Antonio mientas ella se fue a Chicago. La casa que ellos han comprado en McCormick Street y Gay Alley fue concedida a Kathle parte del divorcio y Antonio le tuvo que pagar $ 30 al mes por mantenimiento de niño. Fue durante esa época que ella resumió su nombre de soltera, Kathleen Manning.

Antonio le puso a Josie en un convento de la vieja catedral (San Augustín) en Tucson y a los 16 años, la vio mi futuro abuelo, William Sepulveda Reyes. Él vio una joven bella con grandes ojos negros y la perseguía sin fin. Ella salía secretamente del convento para verlo. Cuando ella tenía 16 años y abuelo 19, ellos se escaparon a San Diego, California para casarse. Él trabajaba como ingeniero para la compañía Southern Pacific Rai lroad y así podía viajar gratis a donde fuera, así que para su luna de miel, ellos viajaron a Chicago para ver a la madre de Josie.

Mi madre, Margaret Louise Reyes, nació en Los Ángeles en 1910 y entonces la familia reinstaló en Tucson para ayudar con la tienda. Cuatro años después nació mi tío Edward. Unas de las memorias más tempranas de mi madre incluyen los Ronstadt y los Jacome de Tucson, y el hecho de que ella estuvo en la primera clase de la escuela Roosevelt Elementary. Cada domingo después de misa, la familia pasaba el día junta. Primero ellos iban a l cementerio para poner flores en las tumbas, y luego iban a un picnic, al al final del día, volvían a casa muy tarde. Mi mamá recuerda haber visto carne seca colgado en el supermercado. Su madre tenía la rutina de esc onder a mi mamá en el clóset cuando venía la Llorona a verlos.

Yo todavía saco fotos de fiestas con sus amigos, los Sotelo. Los Carillo fueron otra familia que vivía cerca y cuyo patio daba con el de mi mamá.

Cuando ella era más grande, mamá iba al Club de Campo con su primo Johnny Molina, y ellos bailaban el alfombra. (¡Yo no sé qué significa, tampoco!) En aquel entonces, cuando uno estaba en Stone Avenue, ya estaba en el centro. Ella recuerda que cuando llovía, todo se hundía y uno tenía que quedarse en casa. Al otro lado de un muro cerca del centro quedaba la zona roja y cuando ella era joven, la prohibían ir allí.

Eventualmente, Antonio vendió la tienda y fue a vivir con los abuelos en en este de Los Ángeles donde constuyeron una casa en Ezra Street. Él murió el 3 de noviembre de 1927 y sus restos están en el cementerio Calvar y en Whittier Boulevard en el este de Los Ángeles.

Creado en noviembre de 2000 revisado en abril de 2005
© Junta de Regentes de Arizona


Comprender la relación Filipinas-Portugal

Nuestro conocimiento de la presencia de Portugal en Filipinas es muy limitado. Sólo sabemos que fue el navegante portugués Fernando de Magallanes quien "descubrió" Filipinas. Pero, sin embargo, esto no es así, como lo demuestra lo que he aprendido durante la conferencia-conferencia del profesor Carneiro de Sousa en la Universidad de San Carlos titulada Energía marítima portuguesa, derechos y enclaves en Asia: la conexión filipina.

El profesor de Sousa es historiador en el Departamento de Historia de la Facultad de Letras de la Universidad de Oporto, cuya especialización es Historia del Colonialismo Portugués. Es el Director de Estudios de Posgrado en Estudios Asiáticos y actualmente, Director del Centro Portugués de Estudios del Sudeste Asiático en Portugal, que tiene centros en Oporto, Lisboa y Laos (sur de Portugal).

Sabemos que Fernando de Magallanes desembarcó en la isla de Cebú el 16 de marzo de 1521. También estamos seguros de que su expedición fue responsable de la primera ola de cristianismo en Filipinas. Y, por supuesto, nunca olvidamos la muerte de este navegante portugués en la inolvidable Batalla de Mactan.

Hay varios detalles de esta notable expedición narrados por el cronista oficial de Magallanes Antonio Pigafetta que son menos conocidos por los filipinos. Pero, ¿no son los que he mencionado anteriormente el fundamento de los acontecimientos en la enseñanza de la historia de Filipinas durante el período colonial español? El Dr. Resil Mojares, uno de los reactores en la conferencia-conferencia, tiene una mejor explicación sobre esto:

"Sin embargo, desde finales del siglo XIX, particularmente en las últimas décadas, los estudiantes e historiadores filipinos han expresado su malestar intelectual, si no abierta resistencia a una narrativa que fecha el comienzo de nuestra historia con la llegada de los europeos. Una narrativa que privilegia lo que Los europeos hicieron en lugar de lo que nosotros mismos hicimos o habíamos hecho ".

Aunque esta narrativa ha seguido siendo dominante hasta el presente, los historiadores han estado examinando continuamente la precisión del informe de Pigafetta. De hecho, su tono y exageración se consideraron cuestionables.

El profesor de Sousa afirmó que descubrimiento es una palabra peligrosa. Más bien, cree en el concepto de hallazgo y el concepto de identificación que son dos temas distantes todos juntos. El Dr. Mojares aclaró además que tal es el malestar o la resistencia que hoy parece que ya no podemos escribir ni decir que Magellan descubrió Filipinas sin poner la palabra "descubrir" entre comillas. Asimismo, sin matizar el discurso del descubrimiento al decir que otros pueblos (incluidos los portugueses) habían estado de hecho en estas islas antes de 1521. El profesor de Sousa también reconoció que portugueses y españoles no fueron los primeros en descubrir el sudeste asiático, en general. y Filipinas, en particular.

El profesor de Sousa planteó algunos pasajes cuestionables en el diario de Pigafetta que fueron escritos más allá del contexto del relato histórico. También mencionó la intención de Pigafetta al escribir el libro. Pero, este es otro tema completamente diferente.

Según el profesor de Sousa, "las crónicas, memorias, documentos y mapas de la presencia portuguesa en Asia también prestan especial atención a los viajes de Francisco de Castro. Desde 1538, de Castro amplió el conocimiento geográfico de la región e intensificó las relaciones políticas y comerciales con el apoyo de la gobernanza dinámica de las Molucas ".

También mencionó que, en el caso del sudeste asiático, la principal zona periférica de circulación comercial marítima portuguesa era el archipiélago de Filipinas. Las islas más al sur del país alrededor de Mindanao fueron exploradas, visitadas y utilizadas con objetivos económicos por la navegación comercial portuguesa de forma regular durante sus viajes a la ciudad de Molluca.

El Dr. Mojares fue impresionante cuando explicó que desde José Rizal y Pedro Paterno en el siglo XIX hasta historiadores de finales del siglo XX como Teodoro Agoncillo y Zeus Salazar, ha habido un esfuerzo por reconstruir una historia filipina que es mucho más "larga" y más ". autónoma "que la que comenzó con la llegada de Magallanes. Añadió que estos esfuerzos de revisión histórica son un correctivo necesario para los historiadores coloniales, y que necesitamos concebir la historia de Filipinas como más amplia que la que está enmarcada por el discurso del descubrimiento y el colonialismo.

La conferencia-conferencia fue bastante impresionante para dar a conocer mejor la contribución de Portugal a la historia moderna temprana de Filipinas. Fue una información adicional, especialmente para mí. El Dr. Mojares, por ejemplo, estaba encantado de conocer la sorprendente conexión entre Filipinas y Brasil cuando, en el Tratado de Madrid de 1750, Portugal renunció a reclamar Filipinas a cambio del reconocimiento español de los derechos portugueses sobre el sur de Brasil.

"Se puede decir que esto tiene muy poco que ver con nosotros, ya que estamos hablando de tratados y debates sobre derechos internacionales en los que fuimos peones más que participantes. Pero decir esto es bastante impertinente. Este tratado y nociones de derechos internacionales fueron no sólo importante para los intelectuales filipinos. Se convirtió en un tema para ser interrogado y disputado y, en ese proceso, se formó un nacionalismo moderno en Filipinas. Tales debates sobre los derechos de las naciones siguen siendo relevantes hoy ", dijo el Dr. Mojares.

La conferencia-conferencia culminó con el exitoso lanzamiento del libro del profesor de Sousa sobre la importancia de Filipinas para el Imperio portugués en Asia durante los siglos XVI y XVII.


Don Rafael Antonio Manchola

El primer líder de Goliad, Rafael Antonio Manchola, nació en una familia aristocrática española alrededor de 1800. En 1822, llegó a La Bahía y dos años más tarde se casó con María de Jesús de León, hija del empersario Martín de León. ny Patricia de la Garza. Manchola se desempeñó como abogado y agente comercial de De León y se convirtió en uno de los principales defensores de sus ciudadanos en la región. Se convirtió en comandante del Presidio de Nuestra Señora de Loreto y en 1828 se convirtió en diputado de estado en la legislatura de Coahuila y Texas. También se desempeñó como alcalde en Goliad.

Durante la sesión legislativa de 1829, Manchola ayudó a establecer el municipio de Guadalupe Victoria. También mantuvo correspondencia con Stephen F. Austin sobre el bienestar de Texas, y declaró su apoyo a la estadidad separada de Coahuila y Texas. Ese año solicitó al estado cambiar el nombre de La Bahía a Goliad, un anagrama del nombre del padre Miguel Hidalgo, héroe de la Revolución Mexicana.

A lo largo de su carrera, el trabajo de Manchola incluyó una fuerte defensa de la democracia y el aumento de los asentamientos anglosajones. En 1832, planeó acompañar a William Wharton a la Ciudad de México para solicitar la estadidad de Coahuila y Texas, pero el viaje fue cancelado. En julio siguiente, murió de cólera durante una epidemia, dejando atrás a su esposa y a su hija Francisca de siete años. Aunque su

viuda recibió varias concesiones de tierras, ella y los de Len huyeron de Texas debido al sentimiento antimexicano durante la Revolución de Texas, a pesar de su conexión con el apoyo temprano al asentamiento y la independencia.

Erigido en 2006 por la Comisión Histórica de Texas. (Número de marcador 13441.)

Temas. Este marcador histórico se incluye en esta lista de temas: Guerra, Independencia de Texas. Un año histórico significativo para esta entrada es 1800.

Localización. 28 & deg 39.948 & # 8242 N, 97 & deg 23.489 & # 8242 W. Marker se encuentra en Goliad, Texas, en el condado de Goliad. Marker está en South Market Street al sur de North Courthouse Square, a la derecha cuando se viaja hacia el sur. En la plaza del juzgado. Toque para ver el mapa. El marcador está en o cerca de esta dirección postal: 127 North Courthouse Square, Goliad TX 77963, Estados Unidos de América. Toque para obtener instrucciones.

Otros marcadores cercanos. Al menos otros 8 marcadores se encuentran a poca distancia de este marcador. Reguladores del condado de Goliad (a pocos pasos de este marcador) Rendición de Santa Anna Ratificada (a distancia de gritos de este marcador) Palacio de justicia del condado de Goliad (a distancia de gritos de este marcador) El árbol colgante (a distancia de gritos de este marcador) Tornado de Goliad de 1902 (a unos 300 pies de distancia, medidos en línea directa) Bull Durham Tobacco Wall Advertisement (a unos 400 pies de distancia) Market House Museum (a unos 400 pies de distancia) John Mason Brewer (a unos 400 pies de distancia). Toque para obtener una lista y un mapa de todos los marcadores en Goliad.


Crisis económica

2010 Marzo: decenas de miles de funcionarios realizan una huelga de un día en protesta contra los planes de congelar los salarios de los trabajadores del sector público.

El gobierno anuncia un paquete de medidas de austeridad, incluidos recortes en el gasto público y aumentos de impuestos, para reducir el déficit presupuestario de Portugal.

2010 Marzo-julio - A medida que aumenta la crisis de deuda de la eurozona, varias agencias de calificación crediticia líderes rebajan la calificación de la deuda pública de Portugal, lo que socava aún más la confianza en la economía portuguesa.

2010 Octubre: Portugal gana un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. El mandato de dos años comenzará el 1 de enero de 2011.

2010 Noviembre: el Parlamento aprueba un presupuesto de austeridad destinado a reducir los elevados niveles de deuda pública.

2011 Marzo: el gobierno dimite después de que el parlamento rechazara el nuevo paquete de austeridad. José Sócrates continúa como primer ministro en calidad de cuidador.

2011 Abril: Portugal se convierte en el tercer país de la Unión Europea, después de Grecia e Irlanda, en solicitar ayuda financiera de la UE para hacer frente a su déficit presupuestario.


Exploradores

Las personas más universalmente veneradas en Portugal no son los futbolistas (aunque probablemente estén en segundo lugar), sino los exploradores de los siglos XV y XVI. Esta fue la edad de oro de Portugal, y es un momento que los portugueses recuerdan con orgullo y conmemoran a través de sus monumentos, banderas y canciones de fado.

El Padrão dos Descobrimentos (Monumento a los Descubrimientos) enumera 33 figuras importantes de la Era de los Descubrimientos. Vale la pena leer sobre todos ellos en algún momento, pero, mientras tanto, aquí están algunas de las figuras más importantes de esa época.

Enrique el Navegante

El Infante D. Henrique de Portugal (generalmente conocido como Enrique el Navegante) fue una figura central en la Era de los Descubrimientos portuguesa. Enrique nació en Oporto en 1394 y fue el tercer hijo del rey Juan I y Felipe de Lancaster.

A pesar de ser conocido como "el navegante", Henry nunca realizó ningún viaje. Sin embargo, financió las expediciones: en 1420, fue nombrado administrador general de la Orden de Cristo, lo que le dio acceso a fondos que pudo utilizar para financiar exploraciones del norte de África.

Bajo sus expediciones, los portugueses descubrieron y colonizaron la isla de Madeira, las Azores y varias de las islas de Cabo Verde. También envió viajes a lo largo de la costa de África occidental, muchos de los cuales regresaron a Portugal con oro y esclavos.

Henry murió en Sagres en 1460, donde se cree que pudo haber establecido una escuela para navegantes y cartógrafos.

Bartolomeu Dias

Bartolomeu Dias nació en una casa real en el Algarve alrededor de 1450. Es famoso por ser el primer europeo en navegar alrededor del extremo sur de África, que se convirtió en una importante ruta comercial entre Europa e India.

Dias originalmente había llamado a la punta el Cabo de las Tormentas, pero luego lo renombró como Cabo de Buena Esperanza en honor a las oportunidades que brindaría. Irónicamente, terminó atrapado en una tormenta allí en 1500, y ahí es donde murió.

Vasco de Gama

Vasco da Gama nació en Sines, ya sea en 1460 o 1469. Es el primer explorador europeo en llegar a la India por mar, una hazaña que fue posible gracias a que Dias rodeó el cabo antes que él. También fue uno de los primeros europeos conocidos en visitar ciertas partes de África, como Mombasa en Kenia.

Da Gama regresó a Portugal como un héroe, y los portugueses regresaron rápidamente a la India y establecieron la ruta comercial.

Fernando de Magallanes

Nacido en una familia noble en el norte de Portugal alrededor de 1480, Fernão de Magalhães (Fernando de Magallanes) es famoso por organizar una expedición española a las Indias Orientales que resultó en la primera circunnavegación de la tierra.

La ruta bajó por la costa de África, pasó a Sudamérica y pasó por la Patagonia, a través de Asia, pasó por la punta de África y regresó a Europa. De hecho, Magellan murió en la ruta, después de una disputa con los caciques en Filipinas, pero varios de los barcos lograron regresar a Europa al año siguiente.


Historia

El nombre de Quinta do Noval apareció por primera vez en los registros de la propiedad en 1715.

La historia de Quinta do Noval está marcada por la acción de visionarios:
António José da Silva, un cargador portuario de Oporto, adquirió Quinta do Noval en 1894, después de su devastación por la filoxera. Restauró la propiedad replantando las vides.

Luiz Vasconcelos Porto, su yerno, fue el autor de un vasto programa de innovaciones. Transformó muchas de las antiguas terrazas estrechas en terrazas más amplias. Esto permitió un uso más eficiente de la tierra y una mejor exposición al sol.

Quinta do Noval se hizo un nombre con la declaración del Puerto Vintage Quinta do Noval de 1931 y el Puerto Vintage Quinta do Noval Nacional de 1931. Debido a la depresión global y a la enorme producción y envío del Vintage 1927, la mayoría de los cargadores no declararon el 1931. Este éxito colocó a Quinta do Noval entre los grandes nombres de Vintage Port en los mercados inglés y estadounidense, una posición de liderazgo en términos de reputación que se mantiene hoy.

Desde 1993, Quinta do Noval forma parte del grupo vitivinícola internacional de AXA Millésimes.

En 1997 se completó una nueva línea de embotellado y almacén en Alijo, cerca de Pinhão. Este proyecto convirtió a Quinta do Noval en el primero de los cargadores portuarios tradicionales en centralizar todas sus actividades en el valle del Duero.

En la década de los 90 se replantaron alrededor de un centenar de hectáreas del dominio, adaptando los métodos de poda a cada parcela. Hoy en día, contamos con uvas de alta calidad que, por un lado, aseguran la excelencia de los puertos de Quinta do Noval y, por otro, la producción de vinos del Duero desde la cosecha 2004.


Los 12 mejores libros sobre Portugal

El Castillo de Silves en el Algarve Crédito: SABINE LUBENOW

Sigue al autor de este artículo

Siga los temas de este artículo

Ofertas más nuevas

P ereira mantiene (1) del escritor italiano Antonio Tabucchi (Canongate), publicado por primera vez en inglés en 1995 y ahora disponible de nuevo, narra el despertar político de un colaborador poco mundano de un periódico de Lisboa a finales de la década de 1930, cuando bandas leales al dictador António Salazar había comenzado a atacar a los judíos.

En Tren nocturno a Lisboa (2) de Pascal Mercier (Atlantic Books), un maestro de clásicos de la escuela primaria divorciado, después de salvar a una portuguesa de un aparente intento de suicidio en un puente en la ciudad suiza de Berna, abandona su trabajo y se dirige a Lisboa, en busca de la vida que nunca vivió. Es una novela de ideas que parece un thriller.

Otras sugerencias

Empezar con Los portugueses: la tierra y su gente (3) de Marion Kaplan (Penguin), una introducción de un volumen que abarca desde la geografía y la historia hasta el vino y la poesía, y Portugal: una historia complementaria (4) de José H Saraiva (Carcanet Press), escritor de éxito de ventas y locutor popular en su propio país.

Para una introducción a la ficción de finales del siglo XIX y XX, sumérjase en El banquero anarquista (5), editado por Eugenio Lisboa (Carcanet), que incluye obra de Fernando Pessoa, Antonio Patricio y José Maria de Eça de Queirós. El último es el autor de una poderosa novela sobre un sacerdote que se enamora de un joven feligrés y luego de la gracia, El pecado del padre Amaro (6 Carcanet).

¿Ganó el novelista portugués equivocado cuando José Saramago ganó el Premio Nobel a António Lobo Antunes? Quizás. Este último, obsesivamente local en sus preocupaciones, se adapta mejor al turista. El gordo y el infinito (7 WW Norton), una colección de sus columnas y cuentos, es su obra más accesible en inglés.

Balada de Dog’s Beach (8) de José Cardoso Pires (Everyman) es un apasionante thriller basado en un asesinato que tuvo lugar bajo la dictadura de Salazar. Música lejana (9) de Lee Langley (Vintage) habla de un romance atemporal que se extendió a lo largo de seis siglos, se abrió en Madeira en 1429, poco después de su descubrimiento por los marineros portugueses, y concluyó en el Londres actual.

¿Aprovechando los nuevos vuelos a la ciudad de Beja, puerta de entrada a las praderas y bosques de alcornoques del Alentejo? Entonces empaca Azul Alentejo (10 Black Swan), en el que Monica Ali, en una serie de viñetas, describe la vida del pueblo en la región. Portugal en tiempo de guerra, un país supuestamente neutral lleno de espías e informantes, es el escenario de dos novelas de suspenso de Robert Wilson: Una pequeña muerte en Lisboa y La compañía de los extraños (11 y 12 ambos HarperCollins).

Leer el resto de la guía

Compilado por Michael Kerr con sugerencias de Annie Bennett, Rodney Bolt, Marc Dubin, Mary Lussiana, Lee Marshall, Anthony Peregrine y Terry Richardson

Ofertas más nuevas

Pereira mantiene del escritor italiano Antonio Tabucchi (Canongate), publicado por primera vez en inglés en 1995 y cómo disponible de nuevo, narra el despertar político de un colaborador poco mundano de un periódico de Lisboa a finales de la década de 1930, cuando las pandillas leales al dictador António Salazar habían comenzado a atacar a los judíos.

En Tren nocturno a Lisboa de Pascal Mercier (Atlantic Books), un maestro de clásicos de la escuela primaria divorciado, después de salvar a una portuguesa de un aparente intento de suicidio en un puente en la ciudad suiza de Berna, abandona su trabajo y se dirige a Lisboa, en busca de la vida que él nunca vivido. Es una novela de ideas que parece un thriller.

Otras sugerencias

Alcanzando

Empezar con Los portugueses: la tierra y su gente de Marion Kaplan (Penguin), una introducción de un volumen que abarca desde la geografía y la historia hasta el vino y la poesía, y Portugal: una historia complementaria por José H Saraiva (Carcanet Press), escritor de éxito de ventas y locutor popular en su propio país.

Para una introducción a la ficción de finales del siglo XIX y XX, sumérjase en El banquero anarquista, editado por Eugenio Lisboa (Carcanet), que incluye obra de Fernando Pessoa, Antonio Patricio y José Maria de Eça de Queirós. El último es el autor de una poderosa novela sobre un sacerdote que se enamora de un joven feligrés y luego de la gracia, El pecado del padre Amaro (Carcanet).

¿Ganó el novelista portugués equivocado cuando José Saramago ganó el Premio Nobel a António Lobo Antunes? Quizás. Este último, obsesivamente local en sus preocupaciones, se adapta mejor al turista. El gordo y el infinito (WW Norton), una colección de sus columnas y cuentos, es su obra más accesible en inglés.

Cepillando

Balada de Dog’s Beach de José Cardoso Pires (Everyman) es un apasionante thriller basado en un asesinato que tuvo lugar bajo la dictadura de Salazar. Música lejana by Lee Langley (Vintage) tells of a timeless romance sweeping through six centuries, opening in Madeira in 1429, soon after its discovery by Portuguese mariners, and concluding in present-day London.

Winding down

Taking advantage of new flights to the city of Beja, gateway to the grasslands and cork oak forests of the Alentejo? Then pack Alentejo Blue (Black Swan), in which Monica Ali, in a series of vignettes, depicts village life in the region. Wartime Portugal, a supposedly neutral country stuffed with spies and informers, provides the setting for two thrillers by Robert Wilson: A Small Death in Lisbon y The Company of Strangers (both HarperCollins).

Compiled by Michael Kerr with suggestions from Annie Bennett, Rodney Bolt, Marc Dubin, Mary Lussiana, Lee Marshall, Anthony Peregrine and Terry Richardson


Legado

During his reign, Pedro I was unpopular with the people of Brazil, who resented his impulsiveness, lack of statecraft, and mistreatment of the beloved Leopoldina. Although he was quite liberal and favored a strong Constitution and the abolition of enslavement, Brazilian liberals constantly criticized him.

Today, however, Brazilians and Portuguese alike respect his memory. His stance on the abolition of enslavement was ahead of its time. In 1972, his remains were returned to Brazil with great fanfare. In Portugal, he is respected for overthrowing his brother Miguel, who had put an end to modernizing reforms in favor of a strong monarchy.

During Pedro's day, Brazil was far from the united nation it is today. Most of the towns and cities were located along the coast and contact with the mostly unexplored interior was irregular. Even the coastal towns were fairly isolated from one another and correspondence often went first through Portugal. Powerful regional interests, such as coffee growers, miners, and sugarcane plantations were growing, threatening to split the country apart. Brazil could very easily have gone the way of the Republic of Central America or Gran Colombia and been split up, but Pedro I and his son Pedro II were firm in their determination to keep Brazil whole. Many modern Brazilians credit Pedro I with the unity they enjoy today.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: An EXPATS view on Vila Real de Santo Antonio in the Algarve, PORTUGAL (Enero 2022).